Buscar

TERCER PREMIO: PARQUE QUEBRADA

Actualizado: may 8

OFICINAS DE ARQUITECTURA: MOBIL - PAUR - SASAKI



El parque propone conectar urbana y ambientalmente la Quebrada con el Mar. Mediante una estrategia de lomas y topografías formadas a partir del proceso de excavación inmobiliario, se implementarán áreas programáticas y diversos usos, consolidando flujos urbanos sostenibles que responden al contexto y las actividades de sus vecinos, al tiempo que se consolida como una infraestructura verde actuando en diversos roles ambientales para el beneficio de la salud de la población y la ecología urbana a escala local y territorial.

Se trata de un proyecto de cuidado ambiental y ecológico, entregando al mismo tiempo espacios públicos comunitarios con distintos programas asociados a gastronomía, cultura y entretención.

Factores medioambientales

Con respecto a la biodiversidad, el proyecto usa especies vegetales nativas que se asocian de manera natural con otras especies de flora y fauna de la zona (microorganismos benéficos, insectos, reptiles y aves). Se pueden nombrar a modo de ejemplo, las siguientes asociaciones flora/fauna, que es posible encontrar en las costas de la V Región:

  • Puya chilensis, “chagual amarillo” y Castnia eudesmia, “mariposa del chagual”

  • Cistanthe grandiflora, “pata de guanaco” y Callistochlora chloris, “abeja verde esmeralda”

  • Lobelia excelsa “tabaco del diablo” y Patagona gigas, “picaflor gigante”.


Sumado a lo anterior, existen lugares de hidratación y hábitat para la fauna, como espejos de agua, casitas para insectos, refugios de piedras para reptiles, casas anidaderas y perchas para aves, lo que busca potenciar la biodiversidad y generar un aporte en materia de educación ambiental.


El parque responde a la visión de un sistema de parques asilvestrados propuestos para el barrio Las Salinas, por lo que define criterios vegetacionales en base conectar el parque con la quebrada -reconociendo más que especies vegetales, comunidades que puedan crecer, desarrollarse y consolidar al parque de manera natural tanto para su equilibrio y biodiversidad- como para ser una plataforma de cultura ambiental para la comunidad.


La selección de especies vegetales y las asociaciones están relacionadas con las diferentes condiciones agroclimáticas de cada área del proyecto. Así, algunas especies se encuentran en primera línea frente al mar (primera línea de la costa), y son especies que de manera natural toleran viento salino, como Fuchsia lycioides “palo de yegua”; Cistanthe grandiflora “pata de guanaco” y Trichocereus chilensis “quisco”. En estos sectores de manera natural los árboles como el Schinus latifolius “molle” y litrea caustica “litre”, se desarrollan con una estructura “achaparrada”, dadas las condiciones del viento constante y salino. Al distanciarse del mar, se incorporan especies qye de igual manera pertenecen a este hábitat, pero que se desarrollan de mejor manera en segunda o tercera línea, como Acacia caven “espino”, Maytenus boaria “maitén” y Schinus polygamus “huingán”.


Por otro lado, al existir lomas topográficas, se dan distintos espacios según exposición solar. A pleno sol, se seleccionan especies como Solanum maritimum “natre”, Eryngium paniculatum “chupalla” o los “chaguales” como la Puya venusta; en zonas con sombra o semisombra, como la cara sur de lomas o zonas bajo árboles, las especies vegetales propuestas son, por ejemplo, Alstroemeria ligtu “liuto”, Libertia sessiliflora “trique”, entre otras.


Dado que muchos de los hábitats del litoral chileno han sido depredados, es sumamente importante tener en cuenta que este tipo de proyectos pueden ser un aporte para la conservacióny educación ambiental. Es por ello que dentro de las especies propuestas para este diseño, se consideran algunas en estado de conservación, como Peumus boldus “Boldo”, Pouteria splendens “lúcumo silvestre” y Alstroemeria pelegrina “pelegrina”.


Dentro del diseño, se incluyen también techos verdes que aportan con la disminución de las islas de calor en las ciudades, captura de aguas lluvias, brisa marina y son hábitat para la fauna.


Respecto del uso de agua, el parque permite definir una estrategia de escurrimientos superficiales para la captación, conducción e infiltración de las aguas lluvias hacia la napa, produciendo efectos ambientales de mayor humedad para el sustento de las comunidades vegetales.


El suelo seenriquece tanto a nivel químico, físico como biológico, ya que en la ejecución del proyecto se incorporan diferentes labores como uso de abonos verdes, incorporación de microorganismos nativos, materia orgánica (compost y vermicompost) y el establecimiento de asociaciones de especies vegetales nativas propias de la zona.


La experiencia del Recorrido


El Parque Quebrada, no solo se posiciona como un importante elemento a nivel urbano, sino que también contribuye a unificar la trama urbana de la ciudad de Viña del Mar de oriente a poniente, conectando plan y cerro, siendo el vínculo entre el Barrio Santa Inés con el borde costero, y completa la ciudad en su recorrido norte-sur.


A nivel social, no se trata solo de un nuevo espacio público, sino más bien de un puente de diseño y ecología para la comunidad, con el fin de entregar conocimiento y entretención sobre el cuidado ambiental.


La importancia ecológica del proyecto radica en su carácter de parque y reserva verde, por lo que se plantea poder guiar el recorrido dentro de este corazón vegetal a través del diseño de sistemas de información de la flora y fauna instalados en el parque y sus senderos.


Pero, además, existe una carga histórica que proviene de la génesis del sitio con lo que el componente educacional se hace presente para ilustrar la historia y contextualización sobre el terreno de Las Salinas.


También se incorporan el diseño de estaciones de observación de fenómenos naturales y astronómicos, principalmente utilizando la altura de las lomas como plataforma de observación, permitiendo educar acerca de fenómenos como las mareas y las fases de la luna, la vida y el agua.


El paseo de quebrada es el corazón del proyecto, no solo materializando la conexión del cerro al mar, sino como la extensión de este ecosistema hacia el interior de la ciudad, un espacio protegido y contenido mediante la topografía artificial del parque.

La quebrada esclerófila central propuesta emulará la vegetación existente para efectuar un cruce peatonal y ambiental de cerro a mar considerando la accesibilidad universal, mientras que la conexión transversal en el eje del parque, así como sus bordes, se consolidarán como un recorrido de accesibilidad universal que sea capaz de convertir al parque en un catalizador de actividades urbanas.


Se identifican criterios con capacidad para transformar el parque en una pieza urbana clave tanto a escala metropolitana como a escala barrial. La escala metropolitana se logra mediante el calce del parque con el trazado urbano actual de avenidas principales, red de ciclovías y edificios relevantes, consolidando un área verde que cobre relevancia como centro de la vida urbana de la ciudad. La escala barrial, por otro lado, se configura mediante la identificación de hitos y flujos importantes, definiendo sectores que refuerzan diferentes programas específicos respondiendo a sus bordes urbanos: un bike center asociado a la estación intermodal, un eje transversal para eventos culturales, una explanada flexible y boulevard para gastronomía, así como una quebrada central y lomas que responden a conexiones a su vez al cerro y la playa.


Las áreas del parque que entregan hacia las calles se definen como zonas con potencial de activación urbana, proponiendo explanadas de uso flexible donde se podrán superponer diversos programas: ferias gastronómicas, de arte o cultura, así como exposiciones itinerantes o mercados, contrastan con una condición más natural y ecológica de las lomas internas.


Iluminación


La correcta iluminación tiene que ver no solo con una cuestión de seguridad local y confort de las vías públicas, también cumple el rol de crear una experiencia determinada.


Gracias a la topografía, se logran conseguir distintos momentos para abordar con diversas formas de iluminación. Primero están los bordes más urbanos, asociados a la vialidad y las circulaciones, donde se utiliza una iluminación más funcional o directa con horizonte peatonal; en segundo lugar, están los espacios de transición donde la topografía de las lomas está más distanciada y se generan amplios espacios de estadía como la explanada central, en este tipo de espacios es importante generar contención y una luz tamizada o difusa que ayuda a crear un ambiente relajante y distendido; en tercer lugar, se encuentran los puntos donde prima la contención de la topografía y la cercanía a la vegetación, como el parque de quebrada y en estos tramos la iluminación de la vegetación puede crear efectos teatrales, el color, texturas y altura deben poder destacarse a través de la posición y dirección de las luminarias.


Económicamente sustentable en el tiempo


El parque se plantea estratégicamente como un sistema capaz de sustentarse con la menor mantención posible: a través de una selección exhaustiva de especies nativas, se busca generar sistemas vegetales de carácter xerófito y esclerófilo que sean adaptables al contexto ambiental del lugar, disminuyendo notablemente su mantención. Por otro lado, mediante la disposición de explanadas abiertas a concesión, el parque alojará actividades de diversa índole a lo largo del año que otorgarán una generosa retribución económica destinable a su mantención.


Programa del Parque


Los programas plantea un espacio edificado que contiene, a su vez, 2 espacios para restaurantes de 1.500 m2 en total; este pabellón que se ubica como el acceso al parque desde la escalera y se abre hacia el mar y la topografía.


Adyacente al mercado, aparece el boulevard, consolidando el eje de 19 Norte como una calle semi peatonal llena de actividades gastronómicas y comerciales a través de un gran espacio arrendable para food trucks o actividades de distinto tipo, como ferias o exposiciones.


Con una cualidad similar se plantea el área del eje transversal que conecta todo el barrio, un espacio abierto en el corazón del parque donde se pueden realizar eventos culturales al aire libre, rodeado de anfiteatros naturales formados por la topografía del parque. Dado que en el futuro desarrollo de los edificios del Barrio Las Salinas se plantea una gran placa comercial que conforma este eje conector entre cerro a mar, el proyecto intenta darle aún más fuerza generando una columna vertebral de flujos y atracciones.


Hacia Jorge Montt, el proyecto plantea un espacio más duro y urbano, que consolida este boulevard como plataforma para el desarrollo de programas asociados al borde costero, en ese sentido, el remate de este eje es una pequeña cafetería/ heladería de 200 m2, que sirve como programa ancla, en conjunto con el mercado, para reforzar el eje de 19 Norte y los flujos del parque en todos los sentidos; en este frente urbano también se despliegan espacios flexibles como plataforma para expresión artística y exposiciones.

Adicionalmente, se encuentra el desarrollo subterráneo del parque; en el nivel -1, además de ser la zona de estacionamientos, se incorpora el sector de operación y funcionamiento técnico de los programas superficiales, incluyendo también zonas de baños y equipamiento básico. Además, se incorporan algunos locales comerciales en subterráneo, como una peluquería de 150 m2.


Como último punto se incorporan los espacios internos de recreación, los pequeños bolsones destinados a zonas de juegos, espacios para picnic, deportes y jardín botánico.




100 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo