Buscar

PRIMER PREMIO: PARQUE JARDÍN BOTÁNICO

Actualizado: may 10

OFICINA ARQUITECTURA: ARCHIPLAN + gt2P + Planoamano




La propuesta del Parque Jardín Botánico se fundamenta en el principio de los “Corredores Biológicos Urbanos”, los cuales mitigan la fragmentación del paisaje, que provoca pérdida de especies y reduce su interconectividad debido la acelerada expansión urbana; y entrelaza los valores paisajísticos y socioculturales del ecosistema central costero chileno.

Este principio se expresa a través de una estrategia de “Nodos Biodiversos Interconectados” que conforman “Comunidades de Parches Biológicos”, dispuestos con flora nativa y asilvestrada y que se ubican estratégicamente dentro de un trazado urbano, lo que permite restaurar las funciones ecológicas del paisaje.

La conformación de estas comunidades biológicas interconectadas será el soporte para reunir los servicios medioambientales con las funciones socioculturales, a la vez que revalora paisajes con vegetación nativa del tipo esclerófila, como arbustos altos de hojas duras, arbustos bajos xerófitos, arbustos espinosos, suculentas y árboles esclerófilos y laurifolios.


La propuesta reconoce la importancia de zurcir el cerro del barrio Santa Inés con el borde costero playa Las Salinas al desarrollar una pasarela de acceso libre y universal que da continuidad a la bajada (escalinatas) de la quebrada del cerro del barrio Santa Inés, con una forma icónica que une el eje oriente- poniente y sigue el cauce de una quebrada natural que da sustento a las “Comunidades de Parches Biológicos”.


El programa y disposición de esta pasarela se adapta a la función de su entorno próximo, a manera de estancias, descansos, observatorios, pasos de nivel, etc., y permite la inmersión vivencial de la propuesta del Parque Jardín Botánico, a la vez que posibilita las interconexiones de las “Comunidades de Parches Biológicos”.


Los criterios que generan la propuesta se expresan en cuatro intervenciones de diseño que agrupan diversas interacciones biológicas y urbanas interconectadas:


1.- Comunidades de Parches Biológicos interconectados


Van acompañados por humedales y diversas especies nativa con alta tolerancia al estrés hídrico producto de los efectos del cambio climático, como la disminución de las precipitaciones, la alta radiación y viento propio del sector costero.


Estarán diseñados a través de la técnica de restauración ecológica pasiva, se contemplan en primera instancia especies de arbustos nodrizas o primarias típicas de la formación vegetacional esclerófila, como el género Baccharis, Colliguay, considerada una especie pionera. A través de su sombra, dan paso a las especies como el Quilo Muehlenbeckia hastulata, Tabaco del Diablo (Lobelia excelsa), Romerillo (Baccharis linearis y Huañil (Proustia cuneifolia). Dentro de las especies arbóreas, se considera plantar el Quillay (Quillaja saponaria), Litre (Lithrea caustica), Peumo (Cryptocary alba), Molle (Schinus latifolius), Madroño (Escallonia pulverulenta y el Boldo (Peumus boldus), propias del ecosistema en el que se inscribe el barrio Las Salinas.


Los “Parches Biológicos” se entretejen con humedales que inician en la esquina suroriente del parque, en el eje de la quebrada natural del cerro del barrio Santa Inés, y cuyo recorrido a través de piscinas terraceadas finaliza en el humedal central del proyecto. Este sistema de humedales, trazado a partir de una subdivisión con la lógica de los “Diagramas de Voronoi”, cuenta con un diseño óptimo de progresiva transición en su profundidad -con menos profundidad en el perímetro- para favorecer la seguridad de las personas ante eventuales accidentes como caídas.


Finalmente, la vegetación del parque cambia en cuanto especies, dimensiones y morfología, conforme su ubicación en el eje occidente-oriente, es decir, de cerro a borde costero se define un gradiente de vegetación quebrada a vegetación transición solana/quebrada a vegetación solana a vegetación transición marítima/solana a vegetación marítima.


2.- Pasarela Icónica


Espacio que zurce el cerro del barrio Santa Inés con el borde costero playa Las Salinas y se integra a los otros hitos urbanos o marcas reconocibles por los viñamarinos, como el Reloj de Flores, el Casino de Viña del Mar, el paseo Avenida Perú con su rompeolas, el Muelle Vergara, el Reloj de Sol, Los Cañones y el Anfiteatro en la playa del Deporte.


Esta pasarela peatonal “quebrada” es una instancia para “pasar, pasear y parar” que estructura las superficies del Parque Jardín Botánico al definir un tercio de terreno en el costado sur para las “Comunidades de Parches Biológicos” que acompañan el cauce de la quebrada natural y dan sombra, protección y cobijo a los dos tercios de terreno del costado norte con la explana de césped y cubre suelos pisables principalmente.


Además, su geometría “quebrada” jerarquiza las diversas estancias que se encuentran a lo largo del recorrido de la “Pasarela Icónica”, como ambientes diferenciados para contemplar la naturaleza bajo la sombra.


3.- Placa Cóncava para la Resiliencia


Se trata de una placa de pavimento duro que se convierte en un espacio flexible y resiliente a las realidades urbanas y medioambientales de su entorno inmediato como espacio multipropósito para ferias ciudadanas de emprendimiento, espectáculos de ciudad y lugar para practicar deportes al aire libre como montar en patines o hacer skateboard.


Por otro lado, este espacio cóncavo (levemente hundido) está preparado para mitigar catástrofes naturales como las marejadas.


Finalmente, la posibilidad de humidificar esta placa con “Chorros de Agua” le confiere una identidad refrescante y lúdica pertinente para el lugar, potenciada en las noches cuando se iluminan los “Chorros de Agua”, lo cual imprime un sello icónico que otorga identidad al Parque Jardín Botánico.


4.- Preservación de vistas y Centro Ferial


La explanada de césped y cubre suelos pisables como instancia para “parar” se levanta y conforma el “techo verde” del Centro Ferial, es un gesto urbano que da valor a las vistas hacia el mar y la Bahía de Valparaíso. Además, esta “explanada verde” acoge diversas actividades humanas al aire libre, como zonas para picnic, juegos de pelota, etc.


El frente acristalado del Centro Ferial es un espacio flexible que alberga múltiples usos como laboratorios de fabricación, talleres y salones de emprendimiento y responde urbanamente a los flujos que tendrá el lugar en el pie de cerro sobre la Avenida Libertad con la futura Intermodal.


El portal conformado por la pérgola y la placa de pavimento duro en el costado del Centro Ferial se conceptualiza como un “Mirador Urbano” que refuerza las vistas del lugar, para el disfrute del horizonte o fuegos artificiales, y acoge diversas expresiones culturales y comerciales, como ferias, exposiciones, baile y otros espectáculos de ciudad al aire libre. Este espacio se enfrenta a la estación intermodal y hace un guiño estético con un espejo de pérgola urbana y diseños de techos verdes, con lo que se otorga identidad a la Avenida Libertad y crea una pausa favorable para este acceso al parque.


Iluminación


Para favorecer la biodiversidad, la iluminación evita contaminar los cielos nocturnos, es decir, no direccionar la luz hacia arriba. Además, esta estrategia compuesta por cuatro partes permite un uso más eficiente del consumo energético: en primer lugar, se propone una “Lámpara Urbana” como hito de acceso bajo la pérgola en el costado oriente, gesto que responde al Centro Ferial y a la Intermodal, otorgando una atracción nocturna a la trama de ciudad; la “Columna Vertebral de Luz” que acompaña la “Pasarela Icónica” corresponde a la segunda estrategia de iluminación y resalta la circulación principal de la propuesta del Parque Jardín Botánico; en tercer lugar, los diseños que componen el acceso desde el Borde Costero, sobre la Avenida Jorge Montt, aprovechan los “Chorros de Agua” y el paso de nivel, lo cual potencia la imagen icónica de la propuesta como “Hito Urbano” e invita a las personas a habitar estos espacios con sentido de identidad; finalmente, se propone un perímetro luminoso para dar cuenta de los límites del Parque, con lo cual se proporciona un sentido de seguridad por medio de la iluminación.


Superficies de Piso y Accesibilidad Universal


La propuesta de materialidad duradera en espacios fundamentales del parque, incorpora pavimentos duros en hormigón, resistentes al agua del mar y a los ambientes salinos. Adicionalmente, el manejo de tonos claro de grises a blanco se considera como estrategia de diseño que mitiga el efecto de “isla calor” de las ciudades al reflejar la mayor cantidad de radiación.


Con el objetivo de diseñar superficies de piso pertinentes para el uso de un espacio público orientado a la accesibilidad universal, los pavimentos contemplan pisos duros con pendientes mínimas no superiores del 3%, pastelones para asistir a personas con ceguera parcial o total y terminaciones que garanticen una caminata segura dentro de la normativa vigente.


Fabricación, soporte e infraestructuras


Para la fabricación de la “Pasarela Icónica”, se plantea un conjunto de piezas prefabricadas en hormigón, ensambladas linealmente como una vertebra, y otro conjunto de piezas prefabricadas en hormigón, parametrizadas de tamaño variable y forma triangular, que unen a manera de rótula los tramos lineales.


Esta “Pasarela Icónica” se posa sobre el terreno natural a manera de puente, con apoyos puntuales en su eje central, lo cual permite mantener interconectadas las


“Comunidades de Parches Biológicos” y favorece la intensión de un elemento “leve” e “icónico”.


En cuanto a la infraestructura, las obras de equipamiento del Parque desarrollaran estacionamientos en un subterráneo y un Centro Ferial, ambos construidos en hormigón armado. La ubicación estratégica del subterráneo da preferencia al área de mini bodegas para favorecer su protección y mantenerlas secas, ubicándolas lo más lejos del mar y nivel freático, con un sistema de junta de dilatación que la “separa” de posibles marejadas y del área de estacionamientos, cubriendo así los riesgos de ingreso de aguas; además, el subterráneo de estacionamientos cuenta con una pendiente del 2% que da certeza de protección a los automóviles estacionados, acumulando el agua y drenándola para su evacuación.


Por último, se proponen sombreadores en madera laminada. La idea es hacer la menor intervención estructural posible para dar paso a la mayor superficie vegetal: Por ello, se ocupa la cubierta del Centro Ferial como explanada verde y asientos aleatorios.




600 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo